El ocaso de las cosas

El ocaso de las cosas
Juan Manuel Salas y Gustavo Salazar

—La serpiente se muerde la cola / Principio y fin de los tiempos—. El primer relato que dio cuenta del arte del pasado, el de Plinio el viejo, hablaba de un arte muerto; el arte de su tiempo, para Plinio, era degenerado, ni la sombra de lo que algún día había llegado a ser. Tal vez es por esto que el arte está condenado a siempre pregonar el final, porque nació con la premisa de que su tiempo no era más que el desenlace de otro mejor.

Toda obra de arte es una historia de lo que va a terminar.

¿A qué velocidad se tendría que mover un automóvil en línea recta hacia el oriente para que el pasajero que va sentado en el asiento trasero mire por el cristal de atrás y contemple un eterno ocaso?

La obra de Juan Manuel Salas y Gustavo Salazar es una visión del final de los tiempos, y hablo en plural porque en la obra co-existen múltiples tiempos que se intersecan: complejos, confusos y en silencio. Los dos personajes que la protagonizan cargan con la responsabilidad de reconstruir el mundo, una Eva y un Adán del apocalipsis, del paraíso que se ha tornado infierno.

El ofidio del pecado se engullirá a sí mismo hasta morderse las encías y de las encías brotará la sangre de la vida, la tormenta y la inundación. Nuestro Adán y nuestra Eva, arca que lleva el mundo entero en sus entrañas. Arca con capitán suicida.

Es, tal vez, el arte el eterno ocaso. La noche prometida que nunca llega y la última esperanza del nuevo día.

 

Raúl Rueda

 

Más en esta categoría: « 1.52 Inaparente »
Сачак (Ламперия) http://www.emsien3.com/sachak от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3